Romance del establo de Belén


 Al llegar la medianoche
  y romper en llanto el Niño,
  las cien bestias despertaron
  y el establo se hizo vivo...

  y se fueron acercando
  y alargaron hasta el Niño
  sus cien cuellos, anhelantes
  como un bosque sacudido.

  Bajó un buey su aliento al rostro
  y se lo exhaló sin ruido,
  y sus ojos fueron tiernos,
  como llenos de rocío...




  Una oveja lo frotaba
  contra su vellón suavísimo,
  y las manos le lamían,
  en cuclillas, dos cabritos...

  Las paredes del establo
  se cubrieron sin sentirlo
  de faisanes y de ocas
  y de gallos y de mirlos.

  Los faisanes descendieron
  y pasaban sobre el niño
  su ancha cola de colores;
  y las ocas de anchos picos



  
arreglábanle las pajas;
  y el enjambre de los mirlos
  era un vuelo palpitante
  sobre del recién nacido...

  Y la Virgen entre el bosque
  de los cuernos, sin sentido,
  agitada iba y venía
  sin poder tomar al Niño.

  Y José sonriendo iba
  acercándose en su auxilio...
  ¡Y era como un bosque todo
  el establo conmovido!





Gabriela Mistral


5 comentarios:

Angus dijo...

Bellísimo. Hermosas letras.

Maria Belén dijo...

Ciertamente, una gran escritora.
Bienvenido al blog, Angus!

Un abrazo

Anne dijo...

Hola mi amiga talentosa!!!!!, me encanta contar con tu amistad!!!!, y ojala mi belen , tenga un poquito de tu talento.-
Muchisimasssssssssssss felicidades!!!!!!!
Y muchos cariños para ti y los tuyos, desde aca, desde Montevideo-

Belu.. dijo...

hola tocalla.. soy belen, la hija de anne!!.. me gusta mucho tu blog y las cosas que escribes en ella.. me gustaria que tu vieras el mio..

un saludo..
BeLu!

Maria Belén dijo...

Anne! hola!
Es un placer ser tu amiga... y sabes que siempre puedes contar conmigo..

Y BeLu! Mucho gusto en conocerte!!!
Tocaya..! ..que bueno que te gusta mi blog... he visitado el tuyo y me gusta mucho, me gusta que tenga tu toque personal :)

Un gran abrazo para las dos..
Maria Belén

Publicar un comentario

Sé amable y deja tu comentario. Si lo deseas, puedes suscribirte para recibir la respuesta en tu correo electrónico.